GESTIÓN AMBIENTE

LA TOMA DE DECISIONES DE LOS ESTUDIOS DE EVALUACION AMBIENTAL

Escrito por gestionambientalyac 18-01-2011 en General. Comentarios (1)

LA TOMA DE DECISIONES DE LOS ESTUDIOS DE EVALUACION AMBIENTAL

En el proceso de la toma de decisiones en los estudios de evaluación ambiental, es importante trabajar participativamente en equipos interdisciplinarios y transdiciplinarios porque, conforme está estructurado el saber en el mundo moderno, cada profesión esta especializada en un campo específico y por lo tanto solo el trabajo interdisciplinario y transdiciplinarios permite recuperar la visión sistémica e integral  y aproximarse a la solución de los problemas.

Hacer de la participación comunitaria el eje central de los proyectos ambientales para garantizar criterios de sostenibilidad que promuevan  las decisiones de las comunidades en esos proyectos y su contexto sociocultural específico, lo cual implica el reconocimiento y valoración del saber.

La estrategia participativa con sus elementos: asambleas comunitarias,  diagnósticos socioambientales, convenios regionales, planes estratégicos, proyectos productivos diseñados por la misma comunidad y el apoyo financiero garantiza la toma de decisiones de manera directa de los ciudadanos en la planificación, ejecución, evaluación y control social de gestión publica.

 

La toma de decisiones en los estudios ambientales permite:

  1. Fortalece el empoderamiento horizontal y vertical de los ciudadanos.
  2. Promueve la cogestión y autogestión comunitaria.
  3. Consolida el principio constitucional de corresponsabilidad.
  4. Genera alianzas y espacios de integración a través de la construcción de la red y su tejido socioambiental.
  5. Soluciona y resuelve conflictos socioambientales para alcanzar un desarrollo endógeno.

 Los resultados de la participación comunitaria son útiles en la definición de las necesidades del proyecto, en la descripción los aspectos fundamentales de la situación del sistema ambiental y en la identificación de los impactos ambientales, de las posibles alternativas y de las medidas correctoras.

No es suficiente analizar el impacto ambiental, sino que también se debe considerar el impacto humano. Y se debe contemplar no sólo el impacto interno e inmediato de la actividad sino también la manera en que afecta a la sociedad en su totalidad, así como el ciclo de vida de los productos que afectan a las poblaciones humanas a través de las etapas de uso y deshecho de los mismos.

 

 

 

 Plan de supervisión ambiental y programa de seguimiento

 

El seguimiento de lo planificado es un proceso permanente que involucra a todas las partes que intervienen en la gestión ambiental. Tanto las comunidades organizadas como las propias instituciones pueden adoptar diversas maneras de evaluar el desempeño de las acciones prefijadas.

Las contralorías sociales son espacios llanos para la evaluación y el seguimiento de la gestión ambiental. En este proceso la misma gente de la comunidad supervisa y lleva el control de las obras que fueron propuestas y aprobadas por la propia comunidad.

Por otro lado, se puede designar inspectores de obras, que de ser funcionarios públicos, posean probada solvencia, compromiso social y ética profesional. Así mismo se puede organizar grupos de voluntarios que apoyen en esta tarea. La escogencia de estas personas puede basarse en conocedores del área a ser supervisada, seleccionados por la propia comunidad.

 

El sistema de monitoreo y evaluación deberá proveer en forma continua información, preparar un estudio base al inicio del proyecto, evaluaciones periódicas, talleres de evaluación participativa y una evaluación final. Se realizan reuniones informativas de los avances y resultados a diferentes niveles, incluyendo el ámbito local, regional y nacional. Se realizan informes de actividades y resúmenes de los productos de las diversas actividades; se elaboran informes mensuales presentando la información generada en forma sistematizada, y con una evaluación de la situación actual en base a la evaluación de los indicadores.

 

El Plan de Monitoreo Ambiental Comunitario parte de una visión integral, entendiéndose al monitoreo como un proceso dinámico y de reflexión, el cual incluye los siguientes programas:

 

ü Programa de organización para el monitoreo ambiental

ü Programa de capacitación comunitaria.

ü Programa de monitoreo ambiental  y vigilancia comunitaria

ü Programa de sistematización  y comunicación comunitaria.

 

La comunidad debe tener capacidad de convocatoria para incorporar a diferentes actores y poder involucrar las distintas evaluaciones y necesidades ambientales para luego elaborar el cronograma de actividades a desarrollar con cada una de ellas. Se toman acuerdos para organizar y formar el grupo de monitores ambientales.

 

Una de las principales capacidades que requieren los monitores ambientales es tener una concepción completa del sistema ambiental para informar y difundir. 
Las actividades de monitoreo comunitario está definido como el seguimiento de variables socioambientales como contaminación, salud, alimentación, educación, migración, servicios públicos entre otras.

 

Los monitores o voluntarios ambientales redactan un informe e intercambian experiencias con otras comunidades del proceso de contraloría social para aprender de los procesos de capacitación de cada comunidad y del sistema ambiental evaluado, cumpliendo de esta forma con el fortalecimiento comunitario.

 

Por otro lado, es importante que los monitores manejen estrategias de comunicación que permita asegurar el buen funcionamiento de las acciones de difusión. En esta tarea la estrategia de comunicación define los intereses, las necesidades de información, el medio y forma de comunicación apropiada para los diversos grupos sociales. Asimismo, se involucra tener un espacio de comunicación vía “radio comunitaria”, en el que en un día y hora determinada, los monitores ambientales hacen llegar un reporte detallado de los acontecimientos relevantes para la comunidad y con otras comunidades.

 

La información procesada es analizada y sistematizada con las comunidades para permitir el seguimiento de la situación ambiental a través del tiempo y así permitir establecer diferencias significativas y poder contribuir al desarrollo ecológico y socialmente sostenible.

Efectos ambientales de las actividades del ser humano sobre el ambiente

Escrito por gestionambientalyac 18-01-2011 en General. Comentarios (5)

 

Efectos ambientales de las actividades del ser humano sobre el ambiente

 

Al aumentar la generación de diferentes tipos de residuos. Esos residuos (se excluyen los rastro­jos), los cuales provienen principalmente de industrias, minería y desechos de la vida urba­na, siendo muchos de ellos ambientalmente negativos. Por su parte, la agricultura con­tribuye a los problemas ambientales, a través del uso de muchos insumos. Por otro lado, algunos residuos generados por las distintas actividades mencionadas precedentemente, particularmente los residuos orgánicos, se pueden aplicar al suelo, con el fin principal de mantener o incrementar su fertilidad. Por lo tanto, ambas facetas, la contaminación y la valorización agrícola, se entrelazan en for­ma muy compleja.

 

Forma de utilización de los sistemas ambientales

Escrito por gestionambientalyac 18-01-2011 en General. Comentarios (8)

Forma de utilización de los sistemas ambientales (agrícolas, pecuarios, forestales, pesqueros, entre otros).

 

Sistema de producción agrícola, según Bologna M. (2003).

 

Para estudiar el estado de la producción agrícola del país debemos analizar el subsector agrícola vegetal, que está compuesto por los cultivos y la explotación de bosques y selvas; y el subsector agrícola ganadero, que se refiere a la producción que se obtiene de la explotación de los animales de granja y otros.

 

Los sistemas de producción agrícola son complejos coordinados de procedimientos de explotación del suelo. La población distribuye su espacio de acuerdo con sus medios y finalidades, las cuales aseguran la subsistencia y crean la base de una agricultura comercial. Esto quiere decir que en Venezuela se dan dos tipos de agricultura que garantizan tanto la subsistencia del campesino y de la población en general, como la de la economía del país.

 

La agricultura tradicional o extensiva conserva los viejos sistemas de cultivo que practicaban nuestros antepasados y se caracteriza por:

·         La utilización de técnicas e instrumentos primitivos de trabajo, y el uso de la fuerza animal o humana para las tareas agrícolas.

·         El empleo de mano de obra comunitaria sin remuneración económica de trabajo.

·         La limitación del espacio agrícola al área escasa del conuco.

·         La producción de las cosechas es pequeña y variada, con predominio de frutos menores.

·         La dependencia casi exclusiva de los factores naturales como la lluvia, los suelos y los abonos.

·         El empleo de semillas o especies animales de baja calidad.

·         Las ausencias de capitales o créditos para invertir en el mejoramiento de la producción.

·         La agricultura moderna o intensiva utiliza todos los recursos de la ciencia y la tecnología para lograr un máximo aprovechamiento de los recursos naturales del suelo. Entre sus características tenemos:

·         El empleo de maquinarias, sistemas de riego, transportes, lugares de almacenamiento y métodos científicos en las tareas agrícolas.

·         La contratación de mano de obra especializada que recibe un salario por su trabajo y obedece a una planificación determinada de la actividad.

·         La utilización de grandes espacios o unidades de producción, donde por lo general predomina un cultivo que está destinado a la venta en el mercado o la industria.

·         La aplicación de la ciencia moderna para el mejoramiento de las especies animales.

·         La inversión de grandes capitales para la construcción y el mantenimiento de las instalaciones necesarias.

·         Los principales conjuntos de producción que existen en Venezuela son: el conuco, el hato, la hacienda, el fundo, y la finca.

 

3.1 Producción del subsector agrícola vegetal

 

En Venezuela, la producción del subsector agrícola vegetal está por encima de la ganadera, por lo cual se ha clasificado según la importancia y la actividad a la que son destinados los cultivos en las siguientes categorías:

·         Cultivos Alimenticios: maíz, arroz, sorgo, Leguminosas (caraotas, frijoles, y arvejas), yuca, papa, plátano, cebolla, tomate.

·         Cultivos de Exportación: cacao, café, plátano, yuca.

·         Cultivos industriales: caña de azúcar, tabaco, algodón, café, y ajonjolí.

 

3.2 Producción agrícola - animal, y su distribución geográfica

En cuanto a lo económico, el Subsector Agrícola – Animal, es de suma importancia, ya que proporciona a la comunidad grandes fuentes de consumo alimenticio, y por otra parte ayuda a mantener el equilibrio ecológico, debido a que devuelve al suelo a través de excretas, gran parte de la fertilidad que las plantas consumen. Ahora, desde el punto de vista ganadero, es decir, refiriéndose a las especies animales, se dividen en las siguientes categorías: ganadería bovina, porcina, caprina y ovina, avicultura; y ganadería caballar, asnal y mular.

 

Bovina:

Según sus fines económicos, se clasifica en ganadería de leche y ganadería de carne. La ganadería de leche, presenta entre sus tipos de ganado al Pardo Suizo, Holstein, Jersey, y mestizos tipo Carora y Criollo Río Limón. La ganadería de carne muestra a su vez al ganado tipo Brahaman, el Cebú venezolano, el tipo Gur y el Santa Gertrudis. La ganadería bovina es de gran importancia, ya que provee la leche que sirve de materia prima para la elaboración de productos industriales: queso, mantequilla y leche en polvo, además de ser un alimento


indispensable en la dieta diaria de las personas que consumen carnes.




También se divide la ganadería bovina en diferentes regiones, según las características más aptas para cada actividad. Estas áreas son las siguientes:

Área Llanera: está integrada por los estados Apure, Barinas, Portuguesa, Cojedes, Guárico, Anzoátegui y Monagas. Se caracteriza porque el Hato representa la unidad de explotación, a igual que la ganadería, como es extensa y la población es escasa, no creó presiones sobre la producción de carne y de leche, dando como resultados que este tipo ganadería se centrara en el objetivo único de obtención de carne.

Área Zuliana: formada únicamente por el estado Zulia, su principal característica es que el 65% de la producción de carne nacional está en éste estado, al igual que la producción de leche que equivale a un 25% de toda la producción en el ámbito nacional, basándose en sus adelantos tecnológicos y al cruzamiento de razas para la obtención de los mejores rasgos genéticos en las crías.

Área Guayanesa: conformada por el estado Bolívar, en donde la abundante vegetación de gramíneas catan como factor benéfico para el pastoreo del ganado, con el fin de engordarlos, lo mismo sucede con los árboles frondosos, los cuales protegen a los animales de la insolación, todo con el propósito de la obtención de la carne de mejor calidad.

 

Área Andina: formada por los estados Táchira, Mérida y Trujillo, en éste tipo de terreno, se carece de áreas planas, por lo que la ganadería se practica en las laderas y en las depresiones de pisos templados, para la obtención de leche, y no de carne, debido a que éste ganado está localizado en zonas de altura y con temperaturas muy bajas, lo cual afecta a la constitución corporal del ganado.

Área Falcón-Lara-Yaracuy: comprendida por lo estados que dan su nombre, podemos destacar en ésta área, que en tiempos atrás sólo se desarrollaba la cría de puercos y ovejas, pero gracias a los adelantos tecnológicos pecuarios que ingresaron en dicha área se ha desarrollado la ganadería bovina, refiriéndonos más específicamente a la producción de leche.

 

Porcina:
Representada por la cría de cerdos para la industria procesadora de carnes y embutidos. Las condiciones de espacio y el tipo de alimentación del cerdo son poco exigentes, lo que favorece su adaptación a todo tipo de terreno o clima.

La producción o cría comercial del cerdo es compleja y costosa, prueba de ello es que en 1963 había 1.643.963 cerdos y en 1978 2.046.242, lo que muestra un incremento del 24% en 15 años. El volumen de carne producida contribuye al abastecimiento del consumo humano, y el capital invertido es de gran magnitud.

Las principales entidades productoras de cerdo son: Distrito Federal, Aragua, Carabobo, Cojedes, Zulia y Miranda.

 

Caprina y Ovina:

La ganadería caprina se encarga de la leva de cabras y chivos, los cuales abundan en la áreas semidesérticas de la costa oriental y occidental, donde la población aprovecha la carne, la leche, el cuero de éstos animales. La ganadería caprina no representa gran importancia para la economía de Venezuela, y en muchos casos produce problemas de erosión en los suelos. Los principales estados productores de caprinos son Falcón, Lara, Zulia y Sucre.

En cuanto a la ganadería ovina, está integrada por rebaños de ovejas de las cuales, el hombre aprovecha la carne, la leche, y la lana usas en artesanía de tipo textil. La ganadería ovina se localiza en las zonas áridas de Falcón, Zulia, Lara, Mérida y Trujillo. De acuerdo con ambos tipos de ganadería la producción de carne es casi toda para el consumo local, y se envía solo una exigua porción al mercado nacional.

 

Avicultura:
Constituye la parte del subsector agrícola que se encarga de la producción de aves y el aprovechamiento de sus productos, dando como resultado el agrandamiento de los mercados urbanos, al igual que las medidas proteccionistas aprendidas por el estado. Ya que, la avicultura trata de la producción de aves y de la utilización de sus recursos, podemos destacar la producción de huevos, la cual ha sido fructífera, por lo que Venezuela dejó de realizar las importaciones de éste producto al logro del autoabastecimiento.

 

Caballar, Asnal y Mular:

El ganado caballar fue muy importante como medio de transporte desde la conquista hasta comienzos de este siglo y se utilizó también durante la gesta independentista. En la actualidad, los ganaderos de los llanos lo usan en sus faenas. Además, se cría un buen número de caballos "pura sangre" para los espectáculos hípicos del país. Así como la ganadería caballar sirvió como medio de transporte, la ganadería asnal y mular también sirvió como medio de transporte en labores de renglones agrícolas, pero se ha visto reducida su importancia por el impulso del transporte automotor. La ganadería caballar se localiza en: Guárico, Apure, Anzoátegui, Bolívar, Monagas y Zulia. La asnal en Anzoátegui, Guárico, Sucre, Apure, Lara, Barinas, Bolívar, Falcón y Monagas; y la mular en Táchira, Miranda, Lara y Trujillo.

 

 

Sistema de producción forestal

En todo el mundo se ha hecho evidente la necesidad de la reforestación y conservación de los bosques existentes, con la finalidad de minimizar los impactos biológicos y ecológicos que ha ocasionado el desarrollo de los países industrializados. Venezuela posee aproximadamente 45 % de su superficie cubierta por bosques. Sin embargo, el aprovechamiento de este ecosistema ha sido casi nulo y no existen criterios establecidos para su manejo eficiente. Ejemplo de ello son: (a) la selva de Turén en el estado Portuguesa, donde hubo una devastación casi total del bosque para expandir la frontera agrícola, dando paso a lo que se ha denominado el granero de Venezuela, y (b) la reserva forestal de Ticoporo, ubicada en el estado Barinas, la cual ha sufrido invasiones y manejo inadecuado con el propósito de fundar potreros para ganadería.

Ante esta tendencia de crecimiento de la agricultura y expansión de su frontera a expensas del bosque, se plantea la agroforestería como sistema para el cabal aprovechamiento del bosque, dándole el uso adecuado biológica, ecológica y económicamente.

 

La agroforestería es un sistema complejo donde se asocian los árboles, arbustos, cultivos, pastos y animales en determinadas áreas con fines de producir bien sea carne, leche, madera o producción vegetal. Sin embargo, esta conceptualización no ha sido desarrollada por los científicos, sino en respuesta a las inquietudes y necesidades de los campesinos e indígenas, motivado a las diversas necesidades de alimentación y sobrevivencia. Es as! que los investigadores agropecuarios y ecologistas del mundo plantean el desarrollo agroforestal como un recurso importante para el futuro de la humanidad.

 

Ventajas de los sistemas agroforestales

1. Aporte de nitrógeno al suelo, a través de la fijación biológica por las leguminosas arbóreas y arbustivas.

2. Recuperación del suelo, mediante la incorporación de hojarasca y abundancia de raíces.

3. Aporte de sombra a los animales y a otros cultivos como café y cacao.

4. Suministro de alimentos (frutos y hojas) a los animales durante el período de escasez de pasto.

5. Mejoramiento de las condiciones ambientales.

6. Aporte de maderas finas, blandas y duras para el desarrollo agrícola e industrial (botalones, estantillos, carpintería, carbón vegetal, leña, entre otros).

7. Diversificación de los sistemas de producción empleados por el productor.

 

Desventajas

1 .Desconocimiento por la mayoría de los productores agropecuarios.

2. En áreas totalmente deforestadas, la recuperación y reforestación para estos fines es lenta y costosa.

3. Escasa información sobre integración de sistemas y la utilización y producción de árboles forrajeros en la alimentación animal.

 

Integración forestal a la agricultura y la ganadería

En Venezuela la integración agrosilvopastoril ha tenido escaso desarrollo y promoción. En la producción vegetal los agricultores le han dado poca importancia a la siembra de especies arbóreas dentro de sus predios; por el contrario, comúnmente tienden a derrumbarlos mediante deforestaciones que dejan el terreno libre de toda vegetación.

Esto se debe a que muchos productores desean tener visión a gran distancia de sus potreros o sembradíos, así como también controlar los abigeatos o robos.

 

Paralelamente, debido al lento crecimiento de los árboles, tienden a no otorgarle el valor económico de retorno que realmente poseen. Recientemente se observa en muchas zonas agropecuarias el uso del matarratón (Gliciridia sepium) como cerca viva, en vista de lo económico, que resulta comparado con los botalones o estantillos. Además, el matarratón fija el nitrógeno atmosférico a través de sus nódulos en las raíces y lo aporta al suelo cuando aquellos se descomponen, actuando, al igual que el resto de las leguminosas, como un fertilizante orgánico, mejorador de su estructura, beneficiándose así el cultivo al cual pueda estar asociado. De igual manera, el sarnán (Píthecelobium saman), además de las ventajas mencionadas para el matarratón, ofrece adicionalmente una producción de madera de alta calidad, que permite su aprovechamiento a los 20 años, sirviendo como una fuente adicional de ingresos al productor.

 

El café (Coffea arabica) y el cacao (Theobroma cacao) son cultivos que requieren de árboles de sombrío, para lo cual se usan principalmente leguminosas como bucare (Erythrina poeppigiana) y guamo (Inga sp.), los cuales suplen nitrógeno, abono verde, leña y flora para las abejas.

 

En otros países de clima tropical y subtropical se han utilizado sistemas asociados de leucaena con caña de azúcar o maíz, sembrando aquella en ciertas distancias. Así se disminuyen los costos de fertilización nitrogenada y se mejora la estructura del suelo por la incorporación de abono verde. Luego, cada cierto tiempo, la planta es podada para la venta de madera o carbón. En la producción animal, mayormente en ganadería bovina, las posibilidades son más amplias, debido a las diversas formas como se puede implantar la asociación silvopastoril, entre las cuales se encuentran:

 

a) Pastoreo directo del bosque, el cual provee de forraje de gramíneas y leguminosas arbustivas y arbóreas, que adicionalmente suministran las vainas durante el período de mayor escasez de alimentos. En estos casos se aprovechan las zonas no deforestadas donde pueden encontrarse plantas como jobo, caruto, guásimo, caro-caro, algarrobo y merecure.

 

b) Siembra de leguminosas arbustivas y arbóreas multipropósitos: matarratón, (barrera, rompevientos, cerca, sombra, forraje y leña), leucaena (forraje, leña, carbón, papel, tela, reforestación, control de erosión, trasquila, colorante) samán, caro-caro y algarrobo (sombra, forraje y madera).

 

c) Utilización de bancos de proteína con la finalidad de mejorar la producción de carne y leche.

d) Actualmente, en Venezuela, algunos productores están utilizando el cují (Flrosopis juliflora) como sistema silvopastoril, asociándolo con pastos introducidos como las brachiarias.

e) Otro sistema de explotación económica que maximiza la agroforestería es la apicultura, debido a que las abejas no sólo producen miel, sino que polinizan estas áreas, lo que a su vez provoca una mayor producción de frutos y vainas, logrando así mantener un mayor número de animales por superficie silvopastoril y asegurando un ingreso extra por concepto de miel, polen y jalea real.

 

Fundamentos de un EIA, Etapas, Origen

Escrito por gestionambientalyac 18-01-2011 en General. Comentarios (0)

Fundamentos de un EIA

  • Evaluación de impactos de las actividades humanas sobre el ambiente
  • Ambiente entendido como la integración de los sistemas natural, humano y construido y sus relaciones.
  • Impacto considerado como la alteración positiva y negativa de carácter significativo del ambiente por causas humanas.

 

De los puntos anteriores, se deduce que la EIA propone un enfoque a largo plazo y supone una visión más completa e integrada del significado de las acciones humanas sobre el ambiente. También implica una mayor creatividad e ingenio y una fuerte responsabilidad social en el diseño y la ejecución de las acciones y proyectos. La motivación para investigar las nuevas soluciones tecnológicas y en definitiva, para una mayor reflexión en los procesos de planificación y de toma de decisiones, es otro elemento importante en la evaluación de impacto ambiental.

 

Las etapas de la EIA incluyen las siguientes:

  1. Selección, para decidir qué proyectos deben estar sujetos a evaluación ambiental. Los criterios utilizados incluyen el umbral, tamaño de proyec­to y sensibilidad del ambiente.
  2. Definición del alcance, es el proceso que define los aspectos clave que deberían incluirse en la evaluación ambiental. Las primeras EIA (antes de 1985) se les criticó porque eran enciclopédicas e incluían información irrelevante.
  3. Preparación de la DIA. Es el análisis científico y objetivo de la escala, significación e importancia de los impactos identificados. Se han desa­rrollado diversos métodos para ayudar en esta tarea.
  4. Revisión. Como las evaluaciones ambientales suelen prepararse por el promotor del proyecto, es habitual que se lleve a cabo una revisión por una agencia gubernamental o un panel independiente de revisión. Este panel orienta el estudio y luego asesora a los responsables de la decisión.

 

Orígenes de la EIA

Todos los ecosistemas, incluyendo las comunidades humanas, tienen umbrales de tolerancia para la contaminación y las alteraciones más allá de los cuales el sistema puede sufrir desde molestias temporales hasta la completa destrucción. En este sentido las prácticas industriales y agrícolas después de la Segunda Guerra Mundial comenzaron a producir daños ambientales que cruzaron estos límites.

 

El libro de Rachel Carson La primavera silenciosa (1962) despertó el interés y la preocupación ambiental a gran escala. Este libro se dispuso a mostrar al pueblo americano cómo su tierra y sus vidas se veían afectadas por la pulveriza­ción de cosechas a gran escala con insecticidas y herbicidas. Mostraba cómo se estaban encontrando pesticidas agrícolas en ambientes fuera de sus zonas objeti­vo. Tuvo éxito en que el público tomara conciencia de las consecuencias ecológi­cas de la introducción de productos químicos tóxicos en la cadena alimentaría natural y los efectos de las dosis acumuladas de cantidades aparentemente peque­ñas de productos químicos para la agricultura. De este comienzo surgió una preo­cupación pública por el ambiente (los biólogos y los ecólogos habían sido cons­cientes de los peligros durante largo tiempo) y finalmente la presión del público y de los ambientalistas obligó a las autoridades estatales y federales a ejercer cierto control sobre la liberación de productos químicos al ambiente. La Ley Nacional de Política Ambiental (NEPA) fue aprobada en Estados Unidos en 1969 y exigió que se prepararan declaraciones ambientales para los proyectos financiados o subvencionados con fondos federales que tuvieran probabilidad de producir im­pactos en el ambiente. El Consejo para la Calidad Ambiental de EE UU (CEQ) recibió el encargo de desarrollar procedimientos estándar para las declaraciones ambientales, que se publicaron en agosto de 1973.

 

Las declaraciones ambientales fueron aceptadas en principio en la Conferen­cia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano en Estocolmo en 1972 cuando se estableció el marco de la política ambiental nacional e internacional moderna. La conferencia generó una preocupación por el entorno que dio lugar en 1980 a la publicación de una estrategia mundial de conservación del ambiente por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y el subsiguiente lanzamiento de una serie de políti­cas nacionales sobre conservación y control ambiental, y el lento, controverti­do pero definitivo avance de la Unión Europea hacia una legislación formal europea. La Unión Europea inició los programas de acción ambiental en 1973, 1977, 1983, 1987 Y 1992, con el principio de que la mejor política ambiental consiste en evitar la generación de contaminación o alteraciones en origen, llevando a la necesidad de considerar los proyectos antes de la construcción y la necesidad subsiguiente de aprobar legislación para obligar a tal consideración.

 

 

¿Qué es una Evaluación Ambiental Específica?

Es un estudio orientado a evaluar la incorporación de la variable ambiental en el desarrollo de los programas y proyectos siguientes:

v  Los que generen efectos localizados o específicos sobre el ambiente.

v  Los que se localicen en áreas fuertemente intervenidas.

v  Los que hayan generado efectos en etapas previas de ejecución que ameriten ser evaluados.

v  Los que no requieran de la elaboración de Estudios de Impacto Ambiental.

 

En cambio una evaluación ambiental estratégica (EAE): consiste en un proceso formal, sistemático y global para evaluar las posibles repercusiones ambientales de las propuestas de políticas, planes y programas durante su proceso de elaboración. Dado su carácter preventivo y el nivel estratégico en el que se aplica, se trata de un instrumento con un marcado potencial de integración de las consideraciones ambientales en los procesos de toma de decisiones estratégicas (eso implica integrar los objetivos ambientales con los económicos y sociales).

 

Más allá de este objetivo, la aplicación de la evaluación ambiental estratégica debe permitir mejorar la evaluación de los impactos ambientales indirectos, acumulativos y sinérgicos que puedan derivarse de las políticas, planes y programas. Igualmente, debe servir para reducir el número de proyectos que deberán someterse a una evaluación de impacto ambiental, simplificando el proceso y definiendo medidas correctoras genéricas para un conjunto de proyectos con características similares. Debe precisarse que ambos instrumentos evaluación ambiental estratégica y evaluación de impacto ambiental- tienen un carácter complementario y, por lo tanto, no se excluyen mutuamente.

 

Términos de Referencia: Son propuestas sobre el alcance y contenido de un Estudio de Impacto Ambiental, en función de las características particulares del programa o proyecto propuesto y el ambiente potencialmente afectado.

 

Estudios de Línea Base: Son Programa de mediciones destinadas a establecer una descripción válida de las condiciones ambientales importantes para la toma de decisiones sobre la actividad, antes del desarrollo del Programa o Proyecto propuesto. Los estudios de línea de base describen el estado del ambiente, y tienen alcance multidisciplinario y interdisciplinario. Abarcan diversas disciplinas, tales como la hidrología, la biología, la química, la hidrogeología y la ingeniería civil, estadística, la economía y la sociología. El producto final de las actividades de línea de base es de naturaleza muy práctica. Los estudios de línea de base no constituyen una actividad académica que abarca todos los aspectos posibles. El lapso durante el cual se deben adquirir o generar y analizar los datos, normalmente es demasiado breve como para realizar una investigación rigurosa; además, el alcance de los estudios es demasiado amplio. Se basan en ciencia documentada y, cuando corresponde, recurren a estudios académicos, informes de empresas, documentos del gobierno y cualquier otra fuente disponible de información al respecto.

 

En este estudio deben tocarse tres aspectos fundamentales que son: La historia de las transformaciones ambientales del territorio, el inventario ambiental con la descripción de las alteraciones ecológicas o ambientales claves y la valoración del estado actual del ambiente.

 

Programa de Seguimiento: Programa de mediciones para determinar la aparición de cambios en el ambiente atribuibles a la ejecución y operación del proyecto y para verificar el cumplimiento de los parámetros de calidad ambiental establecidos en la normativa legal vigente.

Las Auditorias Ambientales: Son un instrumento utilizado para cuantificar los efectos de una operación industrial determinando si los efectos de contaminantes producidos por la planta están dentro de las normas y en cumplimiento de las leyes de protección ambiental. Los estudios de evaluación de impacto ambiental se hacen generalmente para determinar si un desarrollo nuevo o una obra de expansión cumplirán con los reglamentos durante la construcción y subsiguiente operación del proyecto. Algunas auditorias son proyectos de gran escala que incluyen fases de planeamiento, reconocimiento de la zona, muestreo y colección de datos, análisis de las muestras, simulación matemática, determinación de controles apropiados y medidas de mitigación. Los niveles de contaminación se determinan en las siguientes matrices dentro y alrededor de la planta o sitio del proyecto:

Aire, Aguas de superficie, Aguas subterráneas, Suelos, Materia prima, Productos de la fábrica, Desechos industriales.

 

Las auditorias ambientales son herramientas que permiten evaluar la eficacia de los sistemas de gestión ambiental existentes, indicando si la organización está operando de manera responsable desde el punto de vista ambiental (cumpliendo con las políticas ambientales de la organización como asimismo la legislación ambiental) y, de este modo, evitar costosas sorpresas. Además, las auditorias ambientales identifican las debilidades y áreas de riesgo en términos de posibles desastres ambientales y ofrecen un foro para el intercambio de conocimientos técnicos y la identificación de las áreas en las cuales pueden ahorrarse costos.

 

Diferencias entre un estudio de impacto ambiental y una auditoria ambiental

 

La auditoria ambiental es diferente del estudio de impacto ambiental, entre otros motivos, por los siguientes:

a) La auditoria ambiental es totalmente voluntaria, mientras que el estudio evaluación de impacto ambiental se exige por la legislación vigente para la mayor parte de las empresas, cuando desean realizar una nueva instalación.

b) La auditoria ambiental se realiza sobre las instalaciones ya existentes, en cambio el estudio de impacto ambiental se realiza para evaluar los efectos potenciales que se pueden producir por una nueva instalación.

c) La auditoria ambiental es una herramienta flexible cuyo alcance esta determinado por las necesidades y prioridades de la empresa, en tanto que el estudio de impacto ambiental se encuentra perfectamente regulado por las normas estatales, autonómicas o locales, sin que sea permisible que dicho estudio tenga un contenido inferior al mínimo exigido.

 

d) La realización de la auditoria ambiental permite conocer la situación actual de las instalaciones, en cuanto a si se cumple o no la legislación ambiental y permite buscar soluciones en los casos en que no se cumpla. El estudio de impacto ambiental al realizarse sobre nuevas instalaciones, implica que las mismas deben cumplir con toda la legislación ambiental aplicable, lo que se detalla y justifica en este estudio, no siendo admisible en general que un proyecto de nueva instalación cuyas emisiones, inmisiones o vertidos sean contaminantes o superen los limites fijados en las distintas leyes, reglamentos u ordenanzas, salvo que tomen medidas correctoras oportunas.

Normas DECRETO 883,638,Decreto No 1.257

Escrito por gestionambientalyac 18-01-2011 en General. Comentarios (1)

·         Normas sobre la Calidad del Aire y Control de la Contaminación Atmosférica (24 Decreto No 638 del 26 de abril de 1995, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela No 4.899 Extraordinario del 19 de mayo de 1995)

 

Tienen por objeto establecer las normas para el mejoramiento de la calidad del aire y la prevención y  control de la contaminación atmosférica producida por fuentes fijas y móviles capaces de generar emisiones gaseosas y partículas; y deroga el Decreto Nº 2.225 de fecha 23 de abril de 1992, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 4.418 Extraordinario del 27 de abril de 1992.

 

A los efectos de estas normas se establecen límites de calidad del aire para los contaminantes de la atmósfera, la clasificación de las zonas de acuerdo con los rangos de concentraciones de Partículas Totales Suspendidas (PTS) y los métodos de muestreo, períodos de medición y métodos analíticos para la determinación de la concentración de los contaminantes en el aire. Para el control de las fuentes fijas de contaminación atmosférica, las normas clasifican las fuentes de acuerdo a la Clasificación Industrial Internacional Uniforme de las Naciones Unidas, y establecen los límites de emisión de contaminantes del aire y de opacidad para las fuentes fijas de contaminación atmosférica. Para el control de las emisiones por fuentes móviles se utiliza como indicador el vehículo con motor diesel y la competencia se le asigna a las autoridades municipales. Para el seguimiento y control de las actividades se crea el Registro de Actividades Susceptibles de Degradar el Ambiente, bajo la responsabilidad de las Direcciones Regionales del MARN, en el cual deben inscribirse todas las personas que pretendan realizar o realicen cualquiera de las actividades contempladas en las normas. Una vez inscritas, las personas deberán presentar al MARN la caracterización de sus emisiones al menos una (1) vez al año.

 

Para las actividades en funcionamiento que no hayan alcanzado los límites de emisión establecidos, las normas establecen un régimen de adecuación que permite la continuación temporal de la actividad mientras dure el proceso de adecuación, cuyo incumplimiento acarrea la aplicación de las medidas de seguridad establecidas en la Ley Orgánica del Ambiente, sin perjuicio de la responsabilidad penal prevista en la Ley Penal del Ambiente. Asimismo, las normas disponen que el MARN deberá llevar un Registro de las Empresas Especializadas en la Captación o Análisis de Muestras de Aire Ambiental o de Emisiones de Chimenea; y que el costo que acarree la realización de inspecciones, visitas o mediciones por parte del MARN correrá a cargo de los responsables de las actividades.

 

·         Normas para la Clasificación y el Control de la Calidad de los Cuerpos de Agua y Vertidos o Efluentes Líquidos (Decreto No 883 del 11 de octubre de 1995, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela No 5.021 Extraordinario del 18 de diciembre de 1995)

 

Este Decreto tiene por objeto establecer las normas para el control de la calidad de los cuerpos de agua y de los vertidos líquidos; y deroga el Decreto Nº 2.831 de fecha 29 de agosto de 1978, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 2.323 Extraordinario del 20 de octubre de 1978; los Decretos Nos. 2.221, 2.222 y 2.224 de fecha 23 de abril de 1992, publicados en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 4.418 Extraordinario del 27 de abril de 1992; y el Decreto Nº 125 de fecha 13 de abril de 1994, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela Nº 35.445 del 22 de abril de 1994.

 

A los efectos de estas normas se establecen los criterios para la clasificación de las aguas, así como los niveles de calidad exigibles de acuerdo a los usos a que se destinen: aguas destinadas al uso doméstico y al uso industrial que requiera agua potable (Tipo 1); aguas destinadas al uso agropecuario (Tipo 2); aguas marinas o de medios costeros destinadas a la cría y explotación de moluscos consumidos en crudo (Tipo 3); aguas destinadas a balnearios, deportes acuáticos, pesca deportiva, comercial y de subsistencia (Tipo 4); Aguas destinadas para usos industriales que no requieren agua potable (Tipo 5); Aguas destinadas a la navegación y generación de energía (Tipo 6); y Aguas destinadas al transporte, dispersión y desdoblamiento de poluentes sin que se produzca interferencia con el medio ambiente adyacente (Tipo 7). Igualmente, se establecen las variables para formular los planes maestros de control y manejo de la calidad de las aguas específicas para cada cuenca hidrográfica.

 

Para el control de los vertidos líquidos, las normas establecen las actividades sujetas a su aplicación, de acuerdo a la Clasificación Industrial Internacional Uniforme de las Naciones Unidas, y establecen los rangos y límites máximos de calidad de los vertidos líquidos que sean o vayan a ser descargados en forma directa o indirecta a ríos, estuarios, lagos y embalses; al medio marino-costero; y a redes cloacales; así como las condiciones para su descarga, infiltración o inyección en el suelo o en el subsuelo. Las actividades de inyección asociadas a la exploración y explotación de hidrocarburos en acuíferos no aprovechables y yacimientos petrolíferos, quedan sujetas a la autorización previa del MARN. Para el seguimiento y control de las actividades se crea el Registro de Actividades Susceptibles de Degradar el Ambiente, bajo la responsabilidad de las Direcciones Regionales del MARN, en el cual deben inscribirse todas las personas que pretendan realizar o realicen cualquiera de las actividades contempladas en las normas. Una vez inscritas, las personas deberán presentar al MARN la caracterización de sus efluentes, al menos, una vez cada tres (3) meses.

 

Para las actividades en funcionamiento que no hayan alcanzado los límites de descarga establecidos, las normas establecen un régimen de adecuación que permite la continuación temporal de la actividad mientras dure el proceso de adecuación, cuyo incumplimiento acarrea la aplicación de las medidas de seguridad establecidas en la Ley Orgánica del Ambiente, sin perjuicio de la responsabilidad penal prevista en la Ley Penal del Ambiente. Asimismo, las normas disponen que el MARN deberá llevar un Registro de los Laboratorios Ambientales con instalaciones y equipos debidamente adecuados para efectuar con un máximo de garantías la captación y análisis de las muestras de vertidos. Los Laboratorios Ambientales llevarán a cabo todas las acciones de captación, preservación y análisis de las muestras mediante los procedimientos descritos en las Normas Venezolanas COVENIN o en su defecto en el manual “Standard Methods for the Examination of Water and Wastewater”, publicado por la American Public Health Asociation, American Water Works Asociation and Water Pollution Control Federation. El costo que acarree la realización de inspecciones, visitas o mediciones, por parte del MARN, correrá a cargo de los responsables de las actividades.

 

·         Normas sobre Evaluación Ambiental de Actividades Susceptibles de Degradar el Ambiente (Decreto No 1.257 del 13 de marzo de 1996, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela N° 35.946 del 25 de abril de 1996 )

 

Estas normas tienen por objeto establecer los procedimientos conforme a los cuales se realizará la evaluación ambiental de las actividades susceptibles de degradar el ambiente, como parte del proceso de toma decisiones en la formulación de políticas, planes, programas y proyectos de desarrollo, a los fines de la incorporación de la variable ambiental en todas sus etapas. El Decreto respectivo deroga al Decreto Nº 2.213 del 24 de abril de 1992, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela No 4.418 Extraordinario del 27 de abril de 1992. Las normas establecen dos procedimientos; uno, para las actividades mineras y de hidrocarburos, y otro, ordinario, para el resto de las actividades.

 

En el procedimiento ordinario, se establece que las empresas públicas o privadas que pretendan desarrollar programas y proyectos que impliquen la ocupación del territorio deberán notificarlo al MARN, mediante la presentación de un Documento de Intención, cuyo contenido está establecido en las normas. De la evaluación técnica de dicho documento el MARN establecerá la metodología a seguir para la evaluación ambiental; metodología que podrá consistir en la elaboración y presentación de Estudios de Impacto Ambiental (EIA), Evaluaciones Ambientales Específicas (EAE) o la presentación de ciertos recaudos. Las normas disponen la obligatoriedad de presentar un EIA para una serie de programas y proyectos cuyas actividades son señaladas en ellas. El alcance y contenido de los EIA y EAE, se determinará a partir de una propuesta de términos de referencia presentada por los promotores de la actividad al MARN para su aprobación. El EIA, la EAE o los recaudos exigidos de acuerdo a la metodología seleccionada deberán ser presentados junto con la solicitud de la aprobación o autorización para la ocupación del territorio, como paso previo para la solicitud de la autorización de afectación de recursos naturales renovables respectiva.

 

El procedimiento para actividades mineras y de hidrocarburos establece que para la tramitación de la aprobación o autorización para la ocupación del territorio, los interesados deberán llenar el Cuestionario Ambiental cuyo contenido aparece en la Resolución MARN Nº 56 del 4 de julio de 199627. Otorgada la aprobación o autorización para la ocupación del territorio, los beneficiarios de contratos y concesiones petroleros o mineros deberán obtener la autorización de afectación de recursos naturales renovables por ante el MARN, como requisito para el inicio de la fase de exploración. Los recaudos a ser presentados junto con la solicitud están señalados en la resolución antes nombrada. Para la fase de perforación exploratoria, al igual que para el desarrollo de la explotación temprana y la instalación de plantas pilotos en la fase de exploración minera, la solicitud de la autorización de afectación de recursos naturales renovables deberá estar acompañada de un EIA. Para el inicio de la fase de explotación minera y producción de hidrocarburos, las normas igualmente establecen que los beneficiarios de contratos y concesiones deberán tramitar ante el MARN la autorización de afectación de recursos naturales renovables como requisito previo, acompañada de un EIA que será elaborado como un instrumento para la incorporación de las consideraciones ambientales en el Estudio de Factibilidad Técnico Económica, en el correspondiente Programa de Explotación Minera y en el Programa de Producción de Hidrocarburos.

 

La autorización de afectación de recursos naturales renovables se ajustará en consecuencia a lo establecido en el EIA, y a los fines de garantizar la ejecución de las medidas contempladas en los EIA, EAE y las autorizaciones y aprobaciones correspondientes requerirá a los promotores la constitución de fianzas a favor y satisfacción de la República, por órgano del MARN. A los efectos de la supervisión, vigilancia y control ambiental de los programas y proyectos, los beneficiarios de contratos y concesiones deberán presentar junto con la solicitud autorización de afectación de recursos naturales renovables el Plan de Supervisión Ambiental en el cual se establecen las acciones a seguir para verificar el avance de las actividades del programa o proyecto y el cumplimiento de las medidas y condiciones establecidas en las aprobaciones o autorizaciones para la ocupación del territorio y la afectación de recursos naturales renovables, así como para evaluar las medidas implantadas, identificar impactos ambientales no previstos y proponer las medidas correctivas adicionales a que hubiera lugar.

 

La elaboración y ejecución del Plan de Supervisión Ambiental deberá estar a cargo del personal especializado del ente responsable de la actividad o de un Consultor Ambiental debidamente registrado en el MARN. Las empresas consultoras internacionales interesadas en prestar servicios en el país deberán contar con filiales locales o representantes nacionales.